El ying y el yang en los humanos


El ying y el yang en los humanos se mantiene equilibrado entre sí, creando una perfecta unión entre los sentimientos negativos y los positivos, entre la feminidad y la masculinidad. Una persona en si misma puede llegar a contener todos estos vínculos, formando una gran esencia que los hace complejos y maravillosos a la vez.

La vida se  nutre de estos mismos sentimientos y maneras de expresarse, siendo un pensamiento positivo participante de una acción, una sensación que también puede compartir con el sentimiento negativo. Piensa: por ejemplo, si no hubiera miedo en la sociedad, muchas personas no sobrevivirían.

Comenzarían a caminar sin temer las vallas que se caen, los metros peligrosos, las carreteras que todavía no se han despejado en los semáforos. El miedo alimenta a una defensa, siendo en su justa medida, una gran aliada para hacernos madurar en la vida, al igual que otros sentimientos básicos que siempre podemos sentir.


Compartir en Google

Autor: Ana Pérez

    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario